Aprender a amarse a sí mismo tiene una enorme importancia para nuestra salud emocional. Si ser positivo con los demás tiene una serie de ventajas importantes, ser positivo contigo mismo es fundamental, después de todo, somos la persona con la que nos quedaremos por el resto de nuestras vidas.

practicar el amor propio es algo así como ejercer un egoísmo saludable, desde el cual nos priorizamos y nos tratamos bien. Esto surge del reconocimiento de Quiénes somos y de la aceptación de nuestras virtudes y defectos.

además, solo cuando aprendamos a amarnos y nutrirnos como si fuéramos nuestros propios hijos podremos dar amor a los demás. Si nos valoramos poco, nunca podremos desarrollar el sentimiento de autoconfianza y nuestra autoestima quedará en el suelo. Amarte a ti mismo debe ser una prioridad.

muchas personas piensan que no se aman a sí mismas. Esto, en parte, no es cierto. Nos amamos porque es imposible no amarse a sí mismos, ya que el receptor y el emisor de este deseo son la misma persona. Sin embargo, hay personas que siguen pensando que no se aman. En realidad lo que queremos decir con esto es que hay ciertas partes de cada persona, de la personalidad de cada uno, que a la persona misma no le gustan.

también podemos sentir que no nos amamos cuando nos arrepentimos o nos avergonzamos de haber hecho, dicho o pensado algo. Es normal que eso suceda, no somos perfectos. Las personas tienen imperfecciones y necesitan aprender a lidiar con ellas. No es por eso que debemos dejar de amarnos y valorarnos.

corazón de papel

Características de las personas con baja autoestima

la baja autoestima tiene una muy mala impresión. De ella pueden surgir numerosos problemas psicológicos. De hecho, se asocia con problemas de adicción, una necesidad excesiva de aprobación y trastornos como la ansiedad y la depresión.

las personas con baja autoestima, además de tratarse mal a sí mismas, tienden a hacer lo mismo con los demás. Es decir, proyectan sus propios sentimientos sobre ellos. Además, presentan otras características:

  • Buscar constantemente la aprobación de los demás.
  • desear controlar a los demás.
  • sufrir explotación por parte de socios, colegas o amigos.
  • crear relaciones de dependencia con personas, instituciones, causas o sustancias.
  • tener pensamientos distorsionados
  • tener sentimientos de insatisfacción, odio, disgusto y desprecio por uno mismo.

como vemos, la baja autoestima implica una serie de problemas añadidos, como tener problemas interpersonales, laborales o en cualquier otro ámbito.

la baja autoestima puede ser el origen de algunos trastornos psicológicos

Aprender a amarse es un factor de protección frente a las enfermedades mentales. De hecho, la baja autoestima actúa como un factor facilitador de la depresión, la ansiedad, los trastornos alimentarios y los trastornos de la imagen corporal.

en las personas mayores la baja autoestima se asoció con una peor salud, mayor incapacidad para hacer las cosas, mayor ansiedad, depresión, somatización y dolor. Todavía, una baja autoestima también puede ser un factor de riesgo de suicidio. Sin embargo, en todos los casos es uno de los muchos factores que interactúan con otros. Es decir, la baja autoestima, por sí sola, no es la responsable, por ejemplo, de un trastorno alimentario.

 joven con baja autoestima

5 recomendaciones para aprender a amarse a sí mismo

Aprender a amarse a sí mismo está estrechamente relacionado con el concepto de autoestima. Para mejorarla, podemos utilizar una serie de estrategias. Son las siguientes:

hablar positivamente

la forma en que hablamos de nosotros mismos tiene consecuencias. Si nos criticamos y culpamos continuamente, nos sentiremos mal. Ahora, si nos tratamos con respeto y cuidamos nuestro lenguaje, evitaremos el malestar.

juzgarnos rígidamente a nosotros mismos nos impide crecer y avanzar. Es importante aprender a percibir nuestros aspectos positivos y regocijarse por ellos, así como aceptar nuestros defectos. Querer ser perfecto es igual a querer no ser humano.

«concédeme la serenidad de aceptar lo que no puedo cambiar, la valentía de cambiar lo que puedo, y la sabiduría para distinguir la diferencia.»

Cuidar del cuerpo y del alma

el binomio cuerpo-alma no puede ser separado. Lo que es bueno para uno es bueno para el otro. Esto quiere decir que debemos cuidarnos tanto a nivel físico como emocional.

una alimentación equilibrada, un sueño reparador, hacer ejercicio cada semana, escuchar música agradable, caminar en la naturaleza o cenar a la luz de las velas mientras hablamos con alguien importante para nosotros son algunas de las formas posibles que contribuyen a que nos sintamos mejor.

Aprender de los errores sin castigarse

una vez que hayamos cometido un error, no servirá de nada castigarnos por él. Todos cometemos errores y hay que aceptarlos como parte de nuestras vidas. Está bien no cometerlos, pero pretender no cometer ninguno es imposible.

detrás de cada error hay un aprendizaje, una oportunidad para aprender a hacer las cosas de otra manera. Es en esta oportunidad que nuestro enfoque debe estar.

Aprender a amarse implica aprender de los errores y extraer la enseñanza escondida en cada uno de ellos.

Café con cara feliz

olvidar los mensajes contradictorios

un mensaje contradictorio implica un elogio y una crítica al mismo tiempo. Es muy común en personas con baja autoestima. Por ejemplo, un mensaje contradictorio podría ser: «Qué bien trabajaste, lástima que te tomó mucho tiempo.».

deseche estos dobles mensajes y reemplácelos con elogios y gratitud, dejando de lado las críticas. Por ejemplo: «Qué feliz Estoy por el trabajo que he hecho».

Priorizar lugares, relaciones y actividades que nutren

los lugares que nutren son aquellos en los que recuperamos la serenidad y el placer de vivir. Pueden ser montañas, el mar, un parque, o incluso nuestra casa. Incluso, si necesitamos también podemos reorganizar la casa, pues eso podrá funcionar como un impulso para reorganizar nuestras vidas.

las personas que nutren son aquellas cuya presencia y compañía nos traen paz y vigor. Entonces, debemos relacionarnos con las personas con las que nos sentimos cómodos y evitar las relaciones tóxicas.

por otro lado, las actividades que nutren son actividades placenteras que nos proporcionan las fuerzas necesarias para enfrentar el estrés de la vida cotidiana. Leer un buen libro, ver una película, practicar un deporte o simplemente descansar son ejemplos de esto.

como vemos, aprender a amarse es fundamental. Ahora, como todas las habilidades, esta también requiere dedicación. Apostar por nosotros, cuidarnos y valorarnos es esencial para cuidar nuestra salud emocional, además de constituir los cimientos para construir una vida feliz, rodeada de bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

lg